¿Podemos Saber Si Dios Existe Realmente?

God Really Exists

¿ES POSIBLE SABER SI DIOS EXISTE REALMENTE, O NOS CORRESPONDE A CADA UNO DE NOSOTROS DECIDIR SU EXISTENCIA?

A la hora de preguntarse si Dios existe realmente, algunos filósofos contemporáneos niegan que podamos saberlo con certeza. Nadie, según ellos, puede saberlo realmente, porque Su existencia no es demostrable. Dicen que Dios es cosa de leyendas, cuentos chinos y delirios, porque para ellos no ha ofrecido las pruebas adecuadas de que Él es real.

Pero he aquí la situación: hay una verdad y una realidad sobre la existencia de Dios, aunque decidamos ignorarla.

Como el gran filósofo Mortimer Adler señaló una vez, "existe una realidad que es independiente de la mente humana, a la que la mente puede ajustarse o no ajustarse". En otras palabras, lo que pensamos no crea ni afecta en modo alguno lo que estamos pensando. Es lo que es, pensemos o no en ello e independientemente de lo que pensemos al respecto".


Más allá de una duda razonable

¿Podemos decir con un 100% de certeza que Dios existe realmente? No. Pero la clave están es una certeza perfecta o absoluta, como afirman los escépticos, sino un estándar de prueba que responda a la pregunta más allá de toda duda razonable. El hecho de que los escépticos afirmen que "no se puede demostrar la existencia de Dios" no convierte en verdadera su afirmación de que "¡Dios no existe!

"Cuando un juez instruye a un jurado", dice Josh McDowell, "les dice que decidan basándose en la probabilidad, no en la certeza; basándose en las pruebas presentadas, no en la certeza de haber visto el delito". Si las decisiones del jurado se retrasaran hasta que existiera un 100% de certeza, nunca se emitiría un veredicto. Los escépticos exigen certeza absoluta en cuestiones religiosas, pero no aplican la norma de la certeza absoluta a ninguna otra cosa de gran importancia."

Los ateos, añade, ni siquiera pueden estar seguros al 100% de su propia creencia de que Dios no existe. Y negar la existencia de Dios exige admitir la posibilidad de que exista. La verdadera lucha de la mayoría de los escépticos no es que no puedan creer, sino que han decidido negarse a creer. Y muchos escépticos, si les preguntas qué prueba definitiva necesitan para creer, no pueden decírtelo. Prefieren aferrarse a su afirmación de que Dios es una " táctica ilusoria" para personas por lo demás posiblemente inteligentes. Esa afirmación es tan tonta que ni siquiera hiere. 😉

¿Su incredulidad hace que Dios no exista? No. La creencia no crea la verdad; la verdad es independiente de la creencia.

Al reflexionar sobre el concepto de realidad, el experto en negocios Seth Godin escribió recientemente esta asombrosa afirmación:

"Cada vez es más fácil tejer nuestra propia realidad, encontrar una burbuja y reforzar lo que creemos con lo que oímos. Podemos inventar nuestras propias reglas, crear nuestras propias teorías, fabricar nuestros propios 'hechos'. Pero resulta que cuando tu realidad se basa en la realidad actual, es mucho más estable y resistente, porque no tienes que estar tan pendiente de lo que vas a filtrar."


El cristianismo es, de hecho, demostrable

Estamos de acuerdo con los escépticos en un punto: la gente no debería creer en Dios porque simplemente se le enseñó a hacerlo. Dios nos llama a un conocimiento más profundo de Él que la fe ciega. (Tampoco deberíamos aceptar toda enseñanza como doctrina cristiana veraz, sin investigar que es bíblicamente sólida). Más bien, Dios nos invita a una relación con Él mismo; desea que aprendamos sobre Él, y que aprendamos a confiar y a amarle. Por eso sigue mostrándonos quién es Él.

El cristianismo se basa en hechos, no tan solo en la fe.

A pesar de lo que digan los críticos, el cristianismo ha demostrado estar basado en pruebas sólidas. Tiene un alto grado de probabilidad para sus afirmaciones de verdad. Vemos pruebas de la existencia de Dios en nuestro asombrosamente intrincado mundo. El propio ADN habla a gritos de un diseñador deliberado que no sólo creó el mundo, ¡sino que lo mantiene en funcionamiento! Marilyn Adamson escribe en su artículo de EveryStudent.com:

"¿Cómo es que podemos identificar leyes de la naturaleza que nunca nunca cambian? ¿Por qué el universo es tan ordenado, tan fiable? Los más grandes científicos se han sorprendido de lo extraño que es esto. No hay necesidad lógica de un universo que obedezca reglas, y mucho menos de uno que se rija por las reglas de las matemáticas. Este asombro surge del reconocimiento de que el universo no tiene por qué comportarse de estas formas. Es fácil imaginar un universo en el que las condiciones cambien de forma impredecible de un instante a otro, o incluso un universo en el que las cosas aparezcan y desaparezcan de la existencia. Richard Feynman, premio Nobel de electrodinámica cuántica, dijo: "Por qué la naturaleza es matemática es un misterio... El hecho de que existan reglas es una especie de milagro".

En Su Palabra, Dios nos habla de Su naturaleza y de Su plan para la humanidad. Dios también ha demostrado Su existencia a través de Jesús.. Nadie en la historia de la humanidad ha hecho las afirmaciones que hizo Jesús y ha sido capaz de dar pruebas contundentes que las respalden. Jesús tenía poder sobre la enfermedad, la naturaleza, el pecado e incluso la muerte. Y Jesús dirigió repetidamente la atención humana hacia Dios.

En otro artículo de EveryStudent.com, el escritor utiliza la analogía de una estudiante universitaria acusada de un delito para mostrar el fundamental papel que Jesús desempeñó voluntariamente por nosotros:

"El juez la condena a 30 días de cárcel o a pagar una multa de 1.000 dólares. La estudiante no puede permitirse ni el tiempo ni el dinero. El juez, sabiéndolo, se quita la toga, pasa al frente del estrado y, con su propia chequera, paga la multa. ¿Por qué? Porque, como juez solo, no puede pasar por alto la infracción. Pero, como es el padre de la alumna, decide pagar la multa en su nombre. Esto es exactamente lo que hizo Jesús por cada uno de nosotros en la cruz. Hizo el gran sacrificio de ser golpeado, humillado, azotado y crucificado en nuestro nombre. Ahora nos pide que respondamos a su sacrificio invitándole a entrar en nuestras vidas".


¿Luchar contra la llamada de Dios?

A menudo nos hemos preguntado por qué algunos ateos están tan empeñados en menospreciar y desprestigiar el cristianismo, en desacreditar que Dios existe realmente. Esta cita de Adamson, ella misma anteriormente atea, nos abrió los ojos a una posibilidad:

"No me había dado cuenta de que la razón por la que el tema de Dios pesaba tanto en mi mente, era porque Dios me estaba presionando. He llegado a descubrir que Dios quiere ser conocido. Nos creó con la intención de que le conociéramos. Nos ha rodeado de pruebas de sí mismo y sigue planteándonos la cuestión de su existencia. Era como si no pudiera evitar pensar en la posibilidad de Dios. De hecho, el día que decidí reconocer la existencia de Dios, mi oración empezó con: "Vale, tú ganas..." Puede que la razón subyacente por la que a los ateos les molesta que la gente crea en Dios sea porque Dios les persigue activamente.”

Adamson añade que el escritor C.S. Lewis, que también perdió su batalla por ignorar los toques de Dios en su alma, dijo que recordaba: "...noche tras noche, cuando mi mente se apartaba siquiera un segundo de mi trabajo, sentía el acercamiento firme e implacable de Aquel a quien tan fervientemente deseaba no conocer. Me rendí y admití que Dios era Dios, y me arrodillé y oré: quizá, aquella noche, fui el converso más abatido y reacio de toda Inglaterra."

Lewis ejerció una enorme influencia en el mundo. Imagina la pérdida que supondría para el mundo que Lewis no hubiera escrito las novelas de Narnia, así como otros muchos libros que ahora se consideran clásicos cristianos.


Elección, no la verdad, depende enteramente de nosotros

¿Existe realmente Dios? Como señala el Dr. William Lane Craig, ésta podría ser la pregunta más importante que una persona puede plantearse. Nuestra elección individual, creer en la existencia de Dios o rechazarla, tiene enormes implicaciones sobre nuestra visión de la vida, la moral y la humanidad. Sin embargo, algunos de nosotros esperamos esa prueba definitiva para creer—, mientras ignoramos la actividad de Dios a nuestro alrededor.

El caso es que Dios intenta llamar nuestra atención todo el tiempo.

Con cada amanecer y atardecer. Con cada piar de los pájaros. Con la risa de cada bebé. Con cada latido de nuestro corazón. Satanás ha hecho un gran trabajo para asegurarse de que tengamos mucho ruido a nuestro alrededor 24 horas al día, 7 días a la semana — televisión, Internet, mensajes de texto, Facebook, etc. —, por no mencionar las exigencias diarias del trabajo y la familia, que ayudan a embotar nuestros oídos a la voz de Dios.

Así que, para oír a Dios, quizá tengamos que hacer mucho silencio.

Es cierto que inclinarse hacia el silencio resulta muy extraño —e improductivo— para las personas acostumbradas desde hace tiempo a un bombardeo constante de interrupciones y ruido. Somos una sociedad acostumbrada a demostrar nuestra valía por nuestro nivel de actividad. E instintivamente nos encogemos ante la pesadez del silencio, porque es en el absoluto silencio donde se escucha la caída de un alfiler que podemos darnos cuenta de lo mucho que nos hemos esforzado por negar nuestra necesidad de Dios.

Dios existe de verdad. Todos lo sabemos en lo más profundo de nuestro corazón. Pero debemos elegir abrir nuestra mente para que Él nos muestre que está presente y que trabaja activamente en el mundo para cumplir Sus propósitos. Que Él se preocupa, incluso cuando la vida realmente, realmente duele.

En resumen: Podemos elegir luchar contra Él o seguirle. Dios, en Su gracia, nos deja la elección totalmente en nuestras manos.

Evidence book cover Apologists

Esta publicación del blog destaca el clásico apologético de Josh y Sean McDowell, recientemente revisado, Evidencia que Demanda un Veredicto. Estamos seguros de que este recurso totalmente actualizado y ampliado será una herramienta eficaz de evangelización para ti, y fortalecerá tu fe respondiendo a las preguntas más difíciles que te lancen los escépticos. Sabe lo que sabes, porque es verdad. ¡Pero comparte esta verdad con AMOR!

Si quieres empezar por la primera entrada del blog de esta serie, haz clic aquí Apologética: ¿Disculparnos por Creer en Dios?

 

Comparte esto:

Facebook
X
Pinterest
Correo Electrónico
en_USEN